Últimos temas
» Afiliacion Elite [Legado Ninja]
Jue Ene 15, 2015 12:10 am por Invitado

» Leyzan (ficha esperando revision y criticas OwO)
Dom Mayo 04, 2014 8:51 am por Corvo Attano

» se buscan miembros para el staff~~
Mar Abr 29, 2014 5:05 pm por Denker

» Ficha de Tasha (en construcción)
Mar Abr 29, 2014 3:50 pm por Denker

» REPORTEN GENTE
Lun Abr 28, 2014 7:28 pm por Shitsu R. Leben

» O.W. [Foro RPG Naruto/Inuyasha/Saint Seiya] normal
Dom Abr 27, 2014 2:18 pm por Invitado

» One Piece Sea Crown [Afiliación Élite] [Cambio de Botones]
Dom Abr 27, 2014 12:10 am por Invitado

» La bala pérdida Jinx/Lis.
Lun Abr 14, 2014 4:56 pm por Denker

» Cargos [Peticiones]
Dom Abr 13, 2014 11:03 am por Denker


Jackson Reed

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Jackson Reed

Mensaje por Jackson Reed el Miér Ago 28, 2013 4:24 am


Jackson Reed

Jackson Reed

 Nombre completo: Jackson Reed.
 Sobrenombre: N/A.
 Edad: 22 reales/19 aparentes.
Raza: Humano.
Género: Masculino.
 Altura/Peso: 187 cms/79kgs.
 Familia: N/A.
 Orientación sexual: Heterosexual.
 Posición: Manipulador de Ondas.
Organización: N/A.


 

Datos de interés

 Deseos:

  • Acabar con la nobleza.
  • Conocer lo que hay en la cima de la torre.

 Gustos:

  • El Ron.
  • Las mujeres atractivas.
  • El tabaco.
  • El fuego.                                                                                             
  • Las peleas.

 Disgustos:

  • La gente impertinente.
  • Que las cosas se compliquen.
  • Ron… ¿por qué no queda ron?
  • Los nobles.
  • Las traiciones.

 Miedos/Debilidades:

  • Es un pésimo cocinero, por lo que si se ve en la necesidad de ello probablemente coma cenizas.
  • Mugen. A pesar de haber sido su mentor y amigo, posee miedo/respeto hacia la figura del ronin y su peculiar mirada lobuna.
  • En su interior tiene miedo de que alguien logre atravesar todas las capas tras las que se ha ocultado y descubra su verdadero yo, aunque el ignora este hecho.


 

Descripción física

 Se trata de un joven alto, ronda el metro ochenta y siete, y pesa aproximadamente unos noventa kilogramos. De figura atlética, posee un cuerpo grácil, esbelto y musculado; lo justo para que sobre su blanquecina piel se aprecien los perfectamente esculpidos músculos de sus brazos, abdomen y pecho, Jack posee un largo, y generalmente recogido en una coleta, suave y a menudo alborotado cabello azabache que resalta su ya de por si nívea piel, y el color rojo sangre de sus ojos, el cual resulta casi hipnotizante. En cuanto a ornamentos, cabe destacar que suele portar un colgante de cuerda de cuyo extremo pende una especie de cristal atravesado por la misma soga, el cual es un regalo de uno de sus amigos y maestros, Atmik el monje de la montaña.

Además suele llevar un par de anillos, en el dedo corazón izquierdo y anular derecho respectivamente. Generalmente suele vestir de forma no muy elegante, pues no posee mucho dinero que gastar en atuendos. Los harapos que utiliza actualmente para cubrirse son: un desgastado y raído conjunto formado por un keikogi y hakama negro, siendo la parte superior del traje atada por un cinturón blanco... o al menos fue blanco en algún momento pues actualmente posee un color amarillento debido a la suciedad y el uso. Bajo las ya descritas prendas, tanto el pecho como los brazos del guerrero están perfectamente vendados con una tela de color grisácea  similar a una malla, llegando a extenderse hasta  la altura  de la boca.


Cabe destacar además, que posee un tatuaje en la parte superior del pectoral izquierdo. Este tatuaje se trata de un pentagrama circunscrito (estrella de cinco puntas dentro de un circulo) en una especie de sol.



Descripción psicológica

 De actitud serena y calmada, con un gran sentido de la educación, resulta ser todo un apuesto caballero, casi sacado de un cuento a pesar del posible aspecto roñoso y de vagabundo. Atento y de sonrisa amable bajo la malla que oculta parte de su rostro, es capaz de ganarse con una relativa facilidad la confianza de la gente por su labia y modales. Mas todo lo citado anteriormente, no es más que una tapadera, ya que es incapaz de sentir empatía con los seres que considera injustos o no caben dentro de los límites de su propia "justicia", y aunque tiene tendencia a respetar las relaciones o sentimientos de las personas, y es capaz de comprenderlos, tratar de comerle el coco sería inútil debido en gran parte a las enseñanzas inculcadas por sus anteriores maestros y su código de moralidad. Su falta de empatía provoca la inexistencia de escrúpulos y remordimientos por su parte hacia los seres que ejecuta en nombre de la justicia, su particular justicia. Matar o mentir no le da ni frío de calor, aunque tiene un punto de sadismo reconocido por él mismo que le hace querer ver sufrir a las formas de vida que aborrece, muy seguramente debido a su tortuosa infancia.

Manipulador por naturaleza, frío y calculador, no tiene tendencia a iniciar un combate que sabe que no puede ganar, excepto, si su moral le obliga a ello, aunque hay que tener en cuenta que incluso dentro de su propia moral hay puntos más importantes que otros. Un claro ejemplo de esto, sería el proteger a sus subordinados, ya que al estar bajo su mando sentiría el irremediable deber de proteger sus vidas según las enseñanzas transmitidas por Mugen-sensei, pero como según su moral el mantenerse vivo para poder expandir su particular justicia por la torre y acabar con los nobles es lo más importante, no dudaría en valerse de la vida de sus subordinados si de ese modo lograra su objetivo primordial. Por tanto, podría decirse que Jack tan solo busca, en cierto modo y la mayor parte del tiempo, el beneficio propio o la forma de llevar a cabo su justicia, sin importarle la colectividad un comino. En otras palabras, para el pelinegro la vida es un tablero de ajedrez y las personas son piezas que puede manipular o de las que se vale para seguir avanzando hasta alcanzar su objetivo. 

Pero sin duda, lo más reseñable sería la defensa de un proceso selectivo. Para él, el destino escoge a los "aptos" que continuarán con vida mientras desecha a los inservibles por lo que tiene cierto concepto de ley del más fuerte, siempre a su particular modo de ver.



Antecedentes Históricos

Hay cosas que los humanos, con su fácilmente perturbable mente, no pueden lidiar, Hay cosas con las que ni deberían mezclarse, y hay cosas de las que sencillamente no deberían saber nada. Pero la naturaleza humana, es así, la curiosidad viene de serie en estos seres y el ímpetu de sabe hacia lo desconocido es realmente fascinante y a la vez mortal. Dicen que la curiosidad mató al gato, y que la satisfacción de haber resuelto su duda lo devolvió a la vida, ¿pero qué pasaría si no pudieras volver a la vida con tan solo una respuesta? ¿Estaría dispuesto alguien a afrontar tales riesgos? ¿Qué pasaría si ni siquiera pudieras atreverte a intentar resolver la duda sin irte y no volver jamás? Quién sabe qué sería lo que ocurriera en ese caso, pero de todos modos, sería realmente triste para quien sufriese tal destino. La curiosidad podría servir bien o conducir a la muerte. ¿Pero cómo averiguarlo? La historia de Jackson, un niño adoptado por una familia plebeya sigue más o menos los pasos de la curiosidad… ¿qué se siente al matar? ¿Qué es la torre? ¿Qué hay en la cima de la torre? A lo largo de su infancia y adolescencia Jackson Reed conocería a diferentes personas que de un modo u otro lo marcarían de por vida… Abdasul el samurái, Atmik el monje, Mugen el ronin… Kuzan el yakuza. Todos y cada uno de ellos calaron profundamente en Jack, y muchas de las elecciones que ha tomado se han visto influenciadas por las enseñanzas de los mismos hasta llevarlo al lugar en que hoy día se encuentra, el infierno de evankhell. (Para más información leer el fic)



BSO





Creado por Frozen 
avatar
Jackson Reed

Mensajes Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Jackson Reed

Mensaje por Denker el Jue Ago 29, 2013 5:31 pm



Genial has entrado a la torre, ahora deberás hacer tu fanfic si lo deseas, de lo contrario la ficha sera cerrada.

Tu elección de manipulador de ondas a sido aceptada, por otra parte la has usado como el bono nwn.

pd: bonito code
avatar
Denker
Guardián
 Guardián

Mensajes Mensajes : 179

Ver perfil de usuario http://towerofgod.forosactivos.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Jackson Reed

Mensaje por Jackson Reed el Jue Ago 29, 2013 5:34 pm


Fic


Vivir… durante mucho tiempo el joven conocido por el nombre de Jackson se preguntó qué significaba aquella palabra. ¿Se basaba en algo tan simple como respirar, ingerir suficientes alimentos cada día como para no morir de inanición y poder así seguir despertándose un día más? ¿O quizá era algo más que aquello, era acaso vivir alcanzar aquello que la gente llamaba “la felicidad”? Aquellos pensamientos inundaban frecuentemente la mente del por aquél entonces joven e ingenuo moreno. Vivir… existir… verbos con tan diferente significado y a la vez tan relacionados... realmente Jack vivió, existió como organismo... como ser humano, y se mantuvo con vida, pero no podría decirse lo mismo de ser feliz, porque al fin y al cabo... ¿Qué era la felicidad? ¿Estaba relacionada de algún modo con alcanzar los sueños? Era algo que el moreno siempre quiso saber, una palabra que escuchaba a menudo saliendo de manera despreocupada de la boca de muchas personas, una palabra que nunca comprendió, aunque, sí que poseía una ligera y peculiar idea de lo que era. Para Jackson ser feliz era el levantarse con las propias ganas de vivir, ansiar disfrutar del día y desear que la noche no llegara nunca, algo de lo que el joven claramente carecía. ¿El motivo? Todos a su alrededor independientemente de los esfuerzos del moreno y de su amable y siempre considerado comportamiento, lo evitaban como si fuera un paria, un apestado… como si fuera algo peligroso, un depredador a punto de lanzarse al cuello de su víctima, en definitiva, una bomba de relojería a punto de explotar. Y es que la gente no es que anduviese por mal camino, en cierto modo, Jackson había sido desde pequeño una especie de imán para las cosas mala, para las desgracias…  ¿Por qué? ¿Con qué había sido maldito? Aún a día de hoy Jackson lo desconocía, pero sí sabía que aquello provocó  que aprendiera a valerse por sí mismo, y en cierto modo, provocó que se convirtiera en un ser bastante solitario, al menos hasta que naciera la que fuera su hermanita, pues tuvo que aprender a cuidar de ella y de él mismo al mismo tiempo.
 
La familia de Jackson no es que fuera una “familia” como tal, pues todos sus integrantes eran por así decirlo... adoptados, acogidos, o la palabra que cada cual use para describir la situación familiar. En primer lugar estaba el padre de Jackson, George, un hombre de complexión fuerte y robusta como si de un armario se tratara, con la altura de un titán, pues media algo más de dos metros, y  además, poseía un áspero, largo, trenzado y rojo pelo a juego con una bastante poblada barba. Su mujer, Linda, era la clásica mujer campechana, de estatura media-baja rondando el metro sesenta, destacable por su peculiar belleza rural, pero nada fuera de lo común. Linda se hacía cargo de la pequeña granja que poseían con la ayuda del pequeño Jackson mientras que George Reed trabajaba como leñador, y en sus ratos libres, bebía como un cosaco, cosa que no tendría mayor importancia si no fuera porque aquél bastardo que se hacía llamar hombre no visitara con regularidad la habitación del pequeño Jack para darle “las buenas noches”. El joven moreno era entonces insultado mientras su propio “padre” lo golpeaba sin miramientos a la vez que le echaba la culpa de todos sus males, así como de la muerte de su único y ya muerto hijo biológico Russel. Ambos, tanto George como Linda, eran una pareja sencilla y de mediana edad que debido a su incapacidad de tener hijos tras dar a luz a un único varón hacía ya seis años había optado por la acogida y adopción de niños, de modo que, tanto Jackson como la recién hermana del mismo habían sido acogidos por la pareja. Poco se sabía de la procedencia de Jackson, así como de la recién llegada pequeña, y lo cierto era que nunca se habían parado a preguntarles por su procedencia. Aunque no compartiesen vínculos sanguíneos, todos tenían algo en común: eran una familia, o al menos eso era lo que pensaba la gente.
 
Y aquél mismo año, el mismo en el que la pequeña Marie pasó a formar parte de los Reed, Jackson empezó a ser feliz. ¿Cuántos años tendría? Diez, o tal vez once, era difícil decirlo con toda seguridad pues desde que poseía memoria había tratado siempre de borrar los malos recuerdos de las palizas propinadas por su padre llegando hasta el punto de haber olvidado incluso su cumpleaños y lo años de vida anteriores a la llegada de su hermana. Aquél año, la vida del joven Jackson cambiaría para siempre, algo ocurriría con su familia… tanto su madre como padre morirían, aunque probablemente no de la manera más esperaba por todos. Contrariamente a lo que la gente pudiera pensar, la muerte de la pareja estaría lejos de ser de lo más normal. Pero no nos desviemos del tema, desde el “nacimiento” o llegada de la pequeña Marie a la granja de los Reed, Jack había comenzado a vivir de verdad, a disfrutar cada día a pesar de las palizas e insultos proferidos por su padre cada noche, a ser un niño normal que disfrutaba jugando y cuidando de su hermanita. Es probable el preguntarse si solo en aquello se definió la existencia del joven moreno. Bueno, realmente no. Cuando vives siendo un niño en una atmósfera de violencia y terror, cuando todos los días ves la cara del diablo, y cuando tienes a un ser querido muerto por culpa de lo que llaman “La torre” es en ese entonces cuando empiezas a plantearte para qué sirve perseguir un sueño y para qué sirven las guerras, empiezas a plantear si todo aquello merece la pena, y llegas a una clara respuesta: no. ¿Era acaso justo que la gente perdiera a sus seres queridos por la ambición de otros? No. ¿Era acaso justo que millones de persona perecieran por las aspiraciones de un solo hombre? No. ¿Era acaso justo que Jackson fuera apaleado cada noche para que su padre pudiera desahogarse por la pérdida de Russel a manos de “La Torre”? No, para el joven moreno no lo era. Empezó a aborrecer “La torre”, la violencia, la muerte, la injusticia y por encima de todo, a sus padres.
 
Con aquellas incipientes ideas en su mente fue como una buena noche se hizo con un cuchillo de la cocina y aguardó pacientemente la llegada de George, su mano antes temblorosa apretó el cuchillo con fuerza en cuanto los pasos del hombre se pararon frente a la puerta de su cuarto, apretó los dientes todo lo fuerte que pudo y se lanzó sobre la silueta que emergía por la puerta. Apuñaló a la sombra envuelta en la noche una vez, dos veces, tres veces… no supo decir cuántos tajos le infligió, pero lo que si sabía era que había acabado con aquél bastardo, no se levantaría nunca más para ponerle una mano encima. Así fue como Jack se descubrió a sí mismo con el cuchillo en las manos y totalmente cubierto de la sangre de su padrastro apuñalando aún con saña el cuerpo del hombre que yacía boca arriba en el umbral de su habitación con un brillante y cada vez más extenso charco de sangre, cuando de pronto, el grito horrorizado de una mujer lo descubrió: Linda, su madre. Jackson se incorporó lo más deprisa que sus piernas le permitieron y comprobó el rostro horrorizado de la mujer que lo había acogido bajo su techo, la misma que lo había condenado a semejante martirio y que no había hecho nada para ayudarlo aún a sabiendas de lo que ocurría cada noche. La mujer se había dejado caer al suelo y había pasado a sollozar mientras palabras ininteligibles surgían de sus labios. Para entonces el joven moreno ya se había arrodillado frente a su madre, la mujer paró de llorar durante unos instantes para elevar el rostro y mirar directamente a Jackson con el terror esculpido en el rostro. El joven la abrazó durante apenas unos segundo mientras deslizaba el cuchillo ensangrentado por lo bajo, y cuando alcanzó el pecho de la mujer, hundió el cuchillo allí donde debía estar el corazón… ya lo había hecho decenas de veces con los cerdos, aquella vez no sería diferente. Linda apenas emitió un gemido de dolor al sentir el acero traspasar su carne y hundirse profundamente en su pecho, de algún modo decidió no darle aquella satisfacción a Jackson. Extrañamente no se sentía mal con aquél macabro espectáculo a su alrededor, sino todo lo contrario, se sentía a gusto, como si fuera propio de su naturaleza.
 
El miedo al darse cuenta de lo que en realidad era, la culpa y el dolor de derrumbar la vida de su hermana fueron lo que guió los pasos del moreno, su cuerpo se movía solo, sus piernas se movían en perfecta sincronía durante la carrera del muchacho, su pecho subía y bajaba a medida que tomaba y expulsaba aire cuando algo se enredó en su pie y provocó que cayera de bruces, provocando por inercia que perdiera el aliente durante apenas unos segundos que se hicieron eternos, el impacto contra el suelo se produjo en silencio y el moreno sintió en su interior como varias de sus costillas se partían, cómo algo frío como el metal penetraba su abdomen… pudo ver una última vez el cielo nocturno antes de caer inconsciente. Al cabo de unas horas despertó en el mismo lugar en que había caído, magullado, herido… pero aún vivo, se inspeccionó el abdomen y comprobó que no era más que una herida superficial, aún así poseía un par de costillas rotas lo cual le dificultaba la tarea de respirar y caminar en gran medida, pero allí no le quedaba nada, debía seguir. Así pues siguió vagando por los alrededores durante horas, hasta que el cansancio y el dolor de las heridas le hicieron caer exhausto. Fue ese el momento en que fue atacado por una manada de lobos hambrientos. Salió corriendo, huyó todo lo que su pésimo estado le permitió, pero no podía escapar, lo iban a devorar, acabar con él para siempre… aquello era realmente irónico, suponía que por tales actos cometidos merecía una muerte lenta y dolorosa como aquella. Estaba atrapado, completamente rodeado, completamente desesperado mientras los depredadores se acercaban al moreno. Y entonces lo vio, un hombre de ojos castaños, piel dorada y cabellos ondeantes  vestido con una peculiar armadura de placas rojas en cuyo cinto pendía una espada curva. Le gritó… le advirtió que huyera, ¿esperaba acaso compensar el mal que había hecho con aquello?, pero no le hizo caso. Lo próximo que los ojos de Jackson vieron fue como aquél hombre acababa con los lobos en el acto sin mayor esfuerzo.
 
Tras tranquilizar al infante se presentó como Abdasul y decidió ayudarlo, al menos hasta que sus heridas sanaran. Y así fue como la vida del chiquillo empezaría a remontar el vuelo. Abdasul llevó al maltrecho Jackson a un pequeño poblado de los alrededores y veló por su vida durante días… semanas, incluso meses. En el transcurso de todo aquél tiempo, guerrero y niño compartieron historias, experiencias e incluso Jackson le llegó a confesar sus pecados, el asesinato de sus padres y cómo había llegado a aquella situación. Lejos de considerarlo un monstruo, y mostrarle el mismo miedo que el resto de personas que había conocido habían mostrado, Abdasul lo apoyó en todo momento y nunca le culpó por lo que había hecho, en cierto modo lo aprobaba. Y cuando por fin el joven moreno estuvo completamente recuperado, Abdasul se despidió de Jackson para proseguir con su viaje y de ahí en adelante el joven Jack tuvo que subsistir durante meses por sus propios medios. Durante aquella etapa olvidó casi todo lo referente a su pasado, excepto lo más importante y transcendente para él. Y fue de aquella manera, mientras se encontraba atendiendo un negocio de venta de frutas en el que trabajaba casi de forma explotada, cuando apareció quien sería lo más parecido a un verdadero padre que jamás tendría, Atmik, un monje que vivía en una pequeña cabaña situado en lo alto de un monte.
 
¿Debía aceptar la oferta de Atmik de ir a vivir con él a la montaña? Por primera vez en su vida, Jackson, tras escuchar aquellas amables y cálidas palabras, se sintió vivo de verdad… pero, ¿por qué precisamente se lo ofrecía a él? Aquello era algo que realmente lo inquietaba, y que necesitaba conocer, de modo que optó por preguntar y Atmik le confió que era un viejo conocido de Abdasul. Tras conocer el origen de la oferta, aceptó sin rechistar, y entonces conoció el mundo del monje, se adentró en los caminos que el viejo le enseñó… los caminos hacia la iluminación y la paz del espíritu, algo que ansiaba tras haber cometidos tales pecados en su pasado. Con el monje como guía, Jackson aprendió el significado de la vida, los conocimientos que el monje le brindaba eran tantos y de tan amplio contenido que se veía desbordado ante tamaña fuente de información. Y así fue cómo poco a poco fue culturizándose, eliminando la ignorancia de la que había sido esclavo. Realmente fue con Atmik cuando por primera vez Jackson se sintió como un niño con insaciable sed de conocimiento, es por ello que se esforzaba por aprender y entrenar las diferentes técnicas de meditación y algunas de combate cuerpo a cuerpo que le había enseñado el viejo monje, y sobre todo, tras olvidarse del resto de cosas, aprendió a ser un niño, revoltoso y bromista, y precisamente a raíz de sus bromas fue como conoció al que fuera a convertirse en lo más parecido a un hermano para el pelinegro, Mugen.
 
Realmente es curioso como conocemos a las personas más importantes por meras casualidades, y así fue el caso cuando Jackson conoció a Mugen, un samurái que anteriormente había servido como guardaespaldas a una adinerada familia. No era la primera vez que Jackson lo veía en la montaña en los más de dos años que llevaba con Atmik, pero nunca antes habían cruzado palabras, y por alguna extraña razón que el joven no comprendía, aquel hombre lo fulminaba con la mirada cada vez que lo veía. Sea como fuere, aquél día, una de las bromas de Jack salió mal, y la víctima fue el propio espadachín conocido como Mugen.  Lo cierto era que ver a aquél hombre empapado de vísceras de pescado tras haberle arrojado un cubo lleno de la mismas era realmente gracioso, aunque las risas no durarían demasiado… cuando el espadachín clavó los ojos en su pequeño cuerpo, no pudo sino callar y tragar saliva nervioso. Aquél hombre poseía la mirada de un depredador, la mirada de un lobo. Aquella fue la primera vez que Jack y Mugen intercambiaron palabras, para disculparse y aceptar las disculpas respectivamente, pero palabras al fin y al cabo, aunque no sería la última. Poco después de aquél encontronazo, Jacks fue enviado a la ciudad para hacer las respectivas compras de víveres y provisiones de parte de Atmik, todo parecía ir bien, como cualquier día normal, cuando definitivamente algo salió de la rutina habitual y en escasos segundos, el pelinegro se vio rodeado por una decena de ladrones, todos ellos dispuestos a secuestrarlo y a llevarlo sepa Dios a dónde. Simplemente prefería no pensar qué habría sido de él mismo si de repente una katana no hubiera centelleado en la oscuridad de la noche, y si esa katana no hubiera estado en manos de Mugen, el peligroso espadachín de la montaña, antiguo guardaespaldas ahora convertido en ronin. Mugen le salvó la vida mientras sesgaba la de todos los malhechores. Esa fue la primera vez que vería morir a alguien tras el asesinato de sus padres… la sangre lo salpicó por completo y los malos recuerdos acudieron a la mente del pequeño Reed, y como producto de aquello, resbaló y acabó en un estanque cercano, aunque lo gracioso de la situación fue que el mismo hombre que lo había salvado, Mugen, en un acto reflejo trató de evitar el chapuzón y acabó finalmente en el agua junto al crío que era Jack… por suerte el hombre se lo tomo a risa y logró arrancar una carcajada del propio Jackson.
 
Muchas cosas cambiaron a raíz de aquél incidente, Jackson pasó a tener un nuevo maestro y amigo, conoció el arte de la espada a través del Mugai Ryu y gracias a Atmik y Mugen fue creciendo hasta llegar a la adolescencia como una persona feliz y sana de ideas nobles y ambiciones amplias, versado en diferentes labores y en servir adecuadamente, deseado ser fuerte para poder sacar proteger a la gente de tipos como su padre adoptivo. Maduró y fue “feliz” durante esos años, teniendo una familia y adolescencia que nunca habría podido imaginar, con una familia un tanto poco convencional. Pero como, el tiempo va oxidando a las personas, y años después de que lograra dominar las técnicas que tanto Atmik como Mugen le habían enseñado y tras haberse ganado el derecho a portar la bandana negra, símbolo de que dominaba las enseñanzas adquiridas con precisión, Atmik murió por un virus que se expandió por toda la ciudad y que se llevó por delante a gran parte de la población. Aquél suceso hizo caer al joven moreno en un profundo estado de odio, en un huracán de desesperación, huyendo como resultado de aquél lugar… sin siquiera despedirse de Mugen. Durante el camino el pequeño desarrolló un odio hacia las clases altas, un rencor infinito que atenazaba su interior… los nobles poseían muchas riquezas y comodidades, y de seguro que ellos no eran afectados por enfermedades mundanas como aquellas, o en caso de que lo fueran, podrían costearse una buena atención médica… Y así fue cómo cegado por la rabia decidió destruir toda nobleza con la que se encontrase y a todo aquél se pusiera en su camino.
 
Desamparado, sin víveres y sin agua. Así fue como llegó tras varias semanas de caminata hasta un nuevo pueblo. Aún podía sentir el odio y la rabia consumiéndolo desde dentro, estaba realmente furioso con todos y todo, y gracias a aquella ferocidad, conoció al que fuera a ser su nuevo benefactor, un hombre de mediana edad, más o menos entre los treinta, justo como Mugen, aunque aquél hombre no le marcaría ni por casualidad lo mismo que Atmik y Mugen. Su nuevo benefactor, también conocido como Kuzan “el lobo” resultó ser una especie de líder mafioso que lo reclutó. Lo sacó de la calle y lo puso a trabajar para él, al principio haciendo pequeñas tareas, pero al descubrir que tenía potencial decidió aprovecharlo y enviarlo a una escuela de artes marciales mixtas para en el futuro poder utilizarlo como “gallo de pelea”. Durante unos meses de preparación fue adiestrado en diferentes artes, le enseñaron reglas que contradecían todo lo que sus anteriores maestros le habían inculcado… intentaron profanar sus creencias contaminándolas con lecciones de pelear sucio, y en cierto modo lo consiguieron, pues la parte más salvaje del chico, el animal que llevaba dentro estaba de acuerdo en que más valía sobrevivir que morir siendo honorable… instinto de supervivencia al fin y al cabo. Aunque, también hay que reconocer que ningún otro alumno fue capaz de tocarlo en duelo, y aunque se quedó con ganas de mostrar su destreza frente a los adultos, pronto tendría la oportunidad… A veces hay que tener cuidado con lo que se desea, pues puede hacerse realidad.
 
 
Desde el momento en que Jack volvió a las calles como el perro de Kuzan, empezó a pelear casi todas las noches contra otros chicos de su edad, e incluso mayores, pero ninguno logró derrotarlo, era ciertamente un monstruo… imbatible, o aquello era al menos lo que se rumoreaba por las calles. Durante esa época y gracias a su popularidad, disfrutó de toda clase de lujos, pero aquello también estaría por acabar, concretamente dentro de un par de noches. ¿Alguna vez habéis estado tan próximo a la muerte que la aceptáis sin rechistar? ¿Alguna vez habéis sentido como vuestra vida llega a su fin? El joven Reed estaba por conocerlo pues aquella noche se enfrentaba al que fuera campeón de artes marciales mixtas de la ciudad, si vencía se haría realmente rico, o al menos con el suficiente dinero como para poder vivir acomodadamente una temporada, pero si fracasaba lo perdería todo. Todo. Y aquella noche se decidiría quién iba a ser el perro que mordiera el polvo primero. ¿Sería el perro rabioso Jackson o mordería el polvo el campeón, Rob? Aquella noche una gran multitud se reunía en torno a ambos adolescentes, gritaban, bebían, apostaban... y desde el momento en que la pelea comenzó, el barullo hizo eco en gran parte de la ciudad. “¡Vamos, no te mueras maldito perro!” “¡Mátalo!” gritaban numerosas voces mientras los golpes se sucedían uno detrás de otro golpeando al joven Jackson. Durante una fracción de segundo “el corral” se sumió en silencio ante la caída del muchacho al suelo… todo el mundo esperaba lo peor, aquél que hacía de árbitro apartó al tal Rob  y ayudó a Jack a ponerse en pie. En aquél tipo de peleas no existían los rounds, no existía la rendición… se luchaba hasta que tan sólo uno permaneciera consciente, o vivo. Haciendo acopio de todas sus fuerzas se levantó y miró a su rival mientras la sangre cayéndole del rostro. El chico que acababa de ser golpeado, Jackson, se acercó hacia su rival con paso tembloroso. Apenas podía mantenerse en pie, la sangre carmesí le bañaba todo el cuerpo y su cuerpo lucía numerosas heridas y cortes, sus movimientos eran lentos, pero su contrincante tampoco estaba mucho mejor. Alzó los brazos como pudo e intentó golpear a su rival con un gancho derecho, pero las fuerzas le fallaron en el último momento, su enemigo vislumbró una brecha en su defensa, y lo golpeó ferozmente. Jackson cayó al suelo, mientras que todo a su alrededor se balanceaba anormalmente. Oía gritar a la muchedumbre el nombre del otro chico."ROB, ROB, ROB". Y entonces, todo se volvió negro.


Creado por Frozen •
avatar
Jackson Reed

Mensajes Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Jackson Reed

Mensaje por Denker el Vie Ago 30, 2013 6:18 pm

Felicidades tu Fan-Fic a sido moderado por mi persona(Webmaster) y el admin  Basil Eiki Yamaxanadu


A conclusión de ambos se te da el rango de 3F por tu fanfic y ademas la opción de formar parte de una de las 10 grandes familias(aunque suene irónico con tu historia lol).


PD de basil: ¿QUE COJONES PASO CON MARIE >_>?

PD de cesar: ¿Si fuiste monje no deberías ser clavito?okno.. solo quería bromear xD


Última edición por Denker el Sáb Ago 31, 2013 1:38 pm, editado 1 vez
avatar
Denker
Guardián
 Guardián

Mensajes Mensajes : 179

Ver perfil de usuario http://towerofgod.forosactivos.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Jackson Reed

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.