Últimos temas
» Afiliacion Elite [Legado Ninja]
Jue Ene 15, 2015 12:10 am por Invitado

» Leyzan (ficha esperando revision y criticas OwO)
Dom Mayo 04, 2014 8:51 am por Corvo Attano

» se buscan miembros para el staff~~
Mar Abr 29, 2014 5:05 pm por Denker

» Ficha de Tasha (en construcción)
Mar Abr 29, 2014 3:50 pm por Denker

» REPORTEN GENTE
Lun Abr 28, 2014 7:28 pm por Shitsu R. Leben

» O.W. [Foro RPG Naruto/Inuyasha/Saint Seiya] normal
Dom Abr 27, 2014 2:18 pm por Invitado

» One Piece Sea Crown [Afiliación Élite] [Cambio de Botones]
Dom Abr 27, 2014 12:10 am por Invitado

» La bala pérdida Jinx/Lis.
Lun Abr 14, 2014 4:56 pm por Denker

» Cargos [Peticiones]
Dom Abr 13, 2014 11:03 am por Denker


Okumura Rin

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Okumura Rin

Mensaje por Okumura R. Grace el Vie Feb 28, 2014 9:35 pm





APODOS:

 
No posee.

 
EDAD:

 
24 años

 
EDAD APARENTE:

 
17 años

 
DESEOS

 
Derrocar a Zahard, poseer fama y volverse el regular más fuerte de la torre.

 
FAMILIA:

 
Arie,Ha,Ari y Grace

   
GUSTOS:


Helado, videjuegos, comic, manga, música, plantas, animales etc..


DISGUSTOS:


mentirosos, trampas, perder, engaños etc..


POSICION:


[A Definir]


ALTURA/PESO:


[1.73 m // 63 Kg]


GENERO:


Masculino


MIEDOS

DEBILIDADES:


Recordar su pasado(miedo), aferrase a algo(miedo que conlleva a debilidad) y cocinar(debilidad por querer cocinar)


RAZA:


Gefallener Engel


OTROS:


Sabe cocinar, sabe cantar, sabe tocar la guitarra y le gusta mucho el helado de pistacho.



Okumura Rin Grace

"Que tu pasado no sea obstaculo para lograr tus metas y sueños."



DESCRIPCIÓN FÍSICA
Rin tiene cabello negro (confundible en algunas ocasiones con el azul oscuro) de una manera desordenada que se extiende hasta la altura de sus ojos, posee la piel pálida y los ojos de un azul intenso. Rin es un joven con un físico entre los 17 y 18 años a simple vista, con un rostro agraciado y musculatura notoria pero de la misma forma algo delgado, su edad real se encuentra entre los 23 y 24 años. Rin a simple vista en múltiples ocasiones ser considerado como un idiota/bromista por otros varones debido a la cantidad de alegría/emoción/animo que se podría encontrar en múltiples de sus expresiones corporales,  cosa que irónicamente suele gustarle a las mujeres en él.  Su cola es del mismo color que su cabello, suele verse despeinada en múltiples ocasiones y éste al mismo tiempo suele ocultarla sobre sus propias prendas.

Rin cuando se transforma como cualquiera de su raza presenta todos los cambios comunes, pero a diferencia de la mayoría de los wingless su pupila suele volverse de color rojo carmesí(color contrario al de su iris). Como también además de poseer  “cuernos” en su Ola éste suele tener ese mismo efecto tan extraño en su cola.



DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA
Frialdad es lo que mejor describiría al joven a simple vista pues desde lo más frustrante de su pasado las emociones se le han hecho limitantes ante los desconocidos,  careciendo de consciencia hacia la vida ajena por totalidad; es un asesino perfecto el cual nunca daría piedad ante quien no la mereciese, honesto, callado y sigiloso es lo normal en el joven Okumura pues suele tratar de divagar sus acciones en múltiples ocasiones con los extraños por estar bien consciente de la reputación en el bajo mundo de la familia Grace.

Okumura adentro del caparazón que utiliza para vivir en la despiadada torre existen sentimientos bastante blandos, como lo son la felicidad, alegría, risa, amistad e inclusive el enamoramiento o recuerdos de su pasado. Este joven aunque no lo demuestre continuamente suele tener una actitud con cambios bastantes abruptos, emociones bastante infantiles y caracteres de compasión solo revelados a pocos seres.



HISTORIA
Todo comienza en el piso 43, dos jóvenes son criados a la tutela de un sacerdote mientras la misma catedral es sometida por la organización más peculiar y no muy bien vista de la torre(F.U.G). Ambos niños criándose de la misma manera pero desarrollando personalidades opuestas se ven felices ante la relativa vida que poseen, estos sin saber mucho sobre su pasado o progenitores toman a su tutor como padre adoptivo.

Pero todo cambia un día, en el cual los caminos de los integrantes de esta familia deberán separarse y el joven Rin quedándose solo estará más cerca de la soledad de lo que cualquiera pudiera soportar.

Para al final terminar en un método de incubación del cual luego saldría, no con la sangre de zahard si no en cambio de su opuesto rival.



STAT / ARMAS
◈ FUERZA FÍSICA: ??

◈ STAMINA: ??

◈ AGILIDAD: ??

◈ DESTREZA: ??

◈ CONTROL SHINSOO: ??

◈ PODER SHINSOO: ??

◈ INTELIGENCIA: ??

◈ CANTIDAD DE ROOM: ??

◈ ARMAS: Una katana, unos lentes para leer(que realmente no funcionan para nada) y una corbata

◈ Diseño Creado Por Kyofu • 2014 ◈

Okumura R. Grace

Mensajes Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Okumura Rin

Mensaje por Kyofu Hyoketsu el Lun Mar 03, 2014 5:21 pm


Ficha Aceptada.
¡Tienes 2 semanas para postear el FanFic! En caso contrario que no lo hagas serás 10F.

Kyofu Hyoketsu

Mensajes Mensajes : 82

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Okumura Rin

Mensaje por Okumura R. Grace el Lun Mar 03, 2014 5:26 pm

Lost in a sea...
¡Hay cosas que no se pueden olvidar, por más tristes o dolorosas que sean!


-¿De dónde soy?-

Soy un joven que nació y vivió casi toda su vida en el piso en donde no existe un guardián al cual tenerle fe y donde el recuerdo más reconfortante es despertarte con vida, el piso de la muerte era sin ninguna duda el piso más terrorífico que pudiera imaginar cómo al mismo tiempo el único. Mis progenitores por otra parte me eran desconocidos por más allá que solamente los rumores que mi padre nos solía contar, pues si, la única familia que tenía conmigo no eran más que mi propio hermano gemelo y mi padre adoptivo que quizás nunca nos diría como termino con nosotros a su cuidado. Las organizaciones en el piso de la muerte eran sin lugar a dudas una cantidad casi innumerable, muchas pequeñas, otras grandes y otras que simplemente se veían como omnipotentes ante los desafortunados habitantes, pero en nuestro caso era diferente por un trato monetario que nos habían impuesto, no solo eran como seres omnipotentes si no como tener un pacto con el mismo diablo palabra realmente irónica para mi padre que no era más que un sacerdote o en ocasiones exorcista de iglesia.  

-Papa! Papa! Papa!- Dicen dos pequeños niños de cabello azuloso y a la vez oscuro como la noche mientras corren hacia un hombre de notoria edad y cabellos de tonalidad gris, ambos niños una vez frente al hombre se lanzan en un abraso que solo duraría apenas unos segundos.

-Owh! Jaja! Vamos niños, tenemos que ir comprar la comida- Dice el hombre con ropa medianamente formal en respuesta a la llamada de los niños con gentileza y alegría en sus palabras, sonriente como ningún otro éste se agacha hacia ambos infantes para sacudirles en unas leves pero gentiles palmadas en sus cabellos.

-Papa! Papa! Yo no quiero ir, me quiero quedar con los demás. El tío dijo que hoy me enseñaría a cocinar takoyaki- Dice uno de los infantes refiriéndose a alguno de los sacerdotes mientras inflaba ambos cachetes en un leve puchero mientras que con una mano sujetaba la prenda su padre y con la otra señalaba a la catedral en donde vivían, el niño obviamente estaba decidido y presentaba determinación entre su única alegría a parte de su familia.

-Rin! No puedes dejar que nuestro padre se preocupe por nosotros- Dice el otro infante con autoridad y regaño mientras que la luz del lugar hacía notar aún más sus lentes en un reflejo, éste por otra parte sin prestarle mucha atención a eso estaba casi cara a cara con su hermano en una forma de quizás volverle más considerado con su padre.

-Mmm…. Bueno, supongo que si te quedas con ellos estarás bien. Pero no salgas de la catedral, ¿eh?- Dice el padre hacia el más hiperactivo de sus dos hijos, pues él sabía bien que aunque los otros sacerdotes no fueran fuertes cuidarían de su hijo como si fuese suyo pues de alguna forma todos allá eran como una familia aunque al único que aquellos gemelos dijeran padre fuese a este mismo.
-¡¿Enserio?!- dicen ambos gemelos al mismo tiempo mientras que sus sorpresas son opuestas: el hiperactivo y travieso se hundía en alegría a diferencia del apegado y considerado que dudaba de la honestidad en la dedición de su padre.

A lo poco el hermano y el padre se despidieron del infante con la intención de volverse a ver en la tarde,  el pequeño por otra parte quedándose a deriva y viendo como las sombras de sus amados familiares desaparecen entre la lejanía se dispone a entrar en la catedral con alegría y esperanza de aprender por fin aquel platillo tan delicioso que en tiempos pasados ya había disfrutado. Una vez adentro el infante pudo ver como los sacerdotes se divertían y como eran usualmente en sus días libres, sin necesidad de orar, sin la necesidad de hablar sobre la palabra del altísimo o tener un trabajo pesado sobre alguna posesión fantasmal cada uno de ellos se dedicaba al mantenimiento de catedra como a contarse chistes los unos con los otros.

-Hoy hay poca gente…- Susurra el pequeño para sí mismo mientras veía de lado a lado con curiosidad por primera vez lo que era un día de descanso, para luego delicadamente tratar de cerrar la puerta con su pequeña fuerza.

-Sí, supongo que hoy será un día bastante aburrido- dice un hombre robusto que aparece para ayudarle al pequeñín a cerrar aquella puerta,  este sonriendo y en un traje muy parecido al del padre de aquel niño le da una palmada animante a este mismo en su cabeza como se la dio su padre hace segundos.

-¡Tio!- Dice con sonrisas y alegría aquel pequeño niño al notar al hombre robusto que sin más era otro de los múltiples sacerdotes.

-Hahaha!- Rio el hombre robusto con gozo al notar como se alegraba el pequeño ante su aparición, para luego irse caminando luego de recordarle su anterior trato.

El niño al ver esto hace nuevamente un puchero pues sus ganas por aprender aquella receta eran bastante grandes al punto de ser contenidas solamente por los ingredientes faltantes, por ende las ansias por la llegada de su padre y hermano aumento drásticamente mientras se cruzaba de brazos irritado. Pero la calma que se presenciaba no era más que un engaño, un telón bien puesto que sería desgarrado de un segundo a otro comenzando con el simple acto de un leve golpe hacia la puerta principal, pues he ahí donde criaturas horribles estaban listas para su cacería con la modestia tan innecesaria de tocarles a la puerta.

-¿Uh? Perdone hoy la catedral no está disponible-  dice el infante entre su inocencia e ingenuidad para que acto seguido su propio tío se diese cuenta de los incesantes golpes hacia la madera recién pulida. El niño por otra parte mira fijamente como aquella vieja perilla, desgatada de gran manera por los años, de un segundo a otro era forzada en intentos fallidos para abrirse que lograron en consecuencia en el mismo niño una petrificación casi hipnotizante con la incógnita de si abrirle o no a lo desconocido.  
El tiempo se había vuelto bastante lento ante la percepción del infante mientras que su duda crecía entre más golpes bruscos se daban se daban hacia aquella puerta,  la situación daba cierto miedo, incluso terror,  pero para el jovencito era más que un misterio era una gran incógnita que debía ser resuelta y no ignorada, pues sí; aquel infante estaba en su etapa de curiosidad extrema.
El pequeño alzo levemente con lentitud su brazo derecho hacia aquella perilla, y mientras que su palma poco a poco casi tocaba aquel objeto frio de metal su brazo fue interrumpido por el agarre de su tío. Éste se notaba preocupado y de la misma forma molesto, con el ceño fruncido le da una mirada intimidante al infante para que se largase del lugar; el niño obedeciendo corre asustado hasta donde el mismo cree que se encuentran los otros sacerdotes para que de sorpresa se pueda escuchar a lo lejos la voz de su tío pidiendo piedad como a la vez nombrándole una y otra vez.

Con ganas de llorar pero con mucho miedo como para hacerlo este solo corre como si su vida dependiese de ello o de los sacerdotes que él admiraba, pero para la sorpresa del infante una vez al encontrarlos estos no eran los mismos de antes; estaban armados de pies a cabeza, algunos poseían espadas y otros poseían pistolas como bombas. El niño en shock por la impresión queda boquiabierto mientras que es consolado por cada uno de ellos:
-Mira… Digamos que tu papi se metió en algunas deudas con hombres malos, ahora veremos si nosotros podemos solucionar esto… Tu tan solo corre, ¿Si? Prométeme que correrás sin ver hacia atrás- Dice uno de los sacerdotes con lágrimas en su rostro mientras se notaba con facilidad que trataba de mantenerse fuerte ante la situación y el infante, para luego que él y los demás se dieran un abrazo grupal.

-Esta ya no es casa de dios, desde ahora si quieres puedes dudar de su existencia pequeño. Eres un hombre ahora ¿de acuerdo?, serás un buen y benevolente hombre ¿de acuerdo? -  Fueron las palabras de otro de los sacerdotes, y mientras parafraseaba de manera reconfortante a todo el que le escuchase éste no podía evitar el llorar como los demás. Incluso el niño se había dado cuenta que sus tíos tenían una idea suicida en la cabeza para tan solo, salvar al más indefenso.

-No! No! Me quedare y les ayudare!- Dice el infante creyendo falsamente que todo estaría bien, creyendo que habría otra forma y de la misma manera creyendo que ellos no tenían por qué hacer eso.

-Charlie… Ve con él y no dejes que trate de volver, nosotros les daremos tiempo pues… Le prometimos a su padre que estaría a salvo con nosotros- dice el primer sacerdote, para luego darle un collar al pequeño infante y despedirse junto al grupo mientras le veían ser arrastrado contra su voluntad pero si por su bienestar.  El pequeño montado sobre el hombro de alguno de los sacerdotes empieza a llorar mientras que su propia mente solo se pregunta en que momento su padre adoptivo les había puesto a prometer algo como eso.

-No! No! No! Bájame! Ahora! No! No! No… Charlie… No debemos abandonarles…- Dice el infante una y otra vez  suplicándole al sacerdote, para que de un segundo a otro un fuerte golpe proveniente de un ser misterioso terminara con casi todo.  



-Que molestia... Nada repudia más que un pedófilo y un niño llorón al mismo tiempo ¿Uhm?  ¡Así que sigues vivo!- Dice una mujer de cabellos coloridos y ropa ciertamente infantil mientras que sus piernas estaban llenas de la sangre ajena pero no la del infante si no la Charlie, esta con una risa bastante desconcertante solo empezaba a caminar alrededor del niño sin más.

-¿Q-Que... eres?-  Pregunta el infante mientras que sin darse cuenta su orejas, ojos y boca habían cambiado de sobremanera.  El niño con miedo suficiente para titubear y temblar solo se quedaba mirando como el rostro desfigurado de Charlie era pisoteado aún por la mujer misteriosa.

-Me interesa más saber que eres tú, pequeño adefesio…. Había escuchado que la catedral solo disponía de sacerdotes, nunca me informaron que un niño se hospedaba gratis ahí… Pero tienes suerte, tengo algo planeado para ti mucho mejor que la muerte.- Dice la mujer con arrogancia como si fuese lo más obvio del mundo mientras empezaba a caminar de un lado a otro de manera bastante desinteresada por la suciedad provocada por los restos del anterior sacerdote.  

-No hagas eso…. Deja de pisar a Charlie- Dice el  niño con voluntad pero mucha ingenuidad.

-Yo hago lo que se me plazca, enano. Por lo mismo vivirás, por lo mismo de ahora en adelante mi llamaras con el honorifico de “Madre” y por lo mismo en este mismo momento si aprecias alguno de tus miembros me dirás tu nombre…. A no ser claro, que quieras terminar como este pedófilo.-

-El Sr. Charlie no era un pedófilo….  Mi nombre, es; Okumura Rin- Dice el pequeño con miedo pero a la vez valentía por la muerte de uno de sus tios.

-¿Rin? Ese nombre no da miedo…. Bien, ya pensare en algo mejor pero por otra parte ten en cuenta mocoso que tu objetivo de ahora en adelante serán solo mis caprichos, te volverás fuerte y  me ayudaras de alguna u otra forma a matar a zahard, creo que hay potencial en ti por lo cual solo diré… Que si me he equivocado sufrirás más que en el mismo infiero.- Dice aquella misteriosa mujer una amenaza que silencia el momento, para acto seguido agarrar por el cuello al niño y llevarlo a rastras hasta su hogar.

-¿Nombre?- Este sin respirar bien, tratando de no morir entre la palma ajena solo se retuerce en el intento de decir más.


Varios años después un guardián llamado Headon camina hasta un hombre oculto entre ropajes oscuros, sonriente el conejo solo le indica con ambas manos hacia donde le cederá el paso cosa que entre alguna lagrima fantasmal el joven con una sonrisa falsa solo sigue las indicaciones que le llevarían al piso dos.

-¿Cuál es su nombre estimado regular?- Dice el conejo, mientras que le da aquel misterioso joven una mirada de reojo.

-Yo… hahaha… Supongo que me puedes llamar, Okumura Grace- Dice el joven sin estar atento a la mirada tan interesante que da el conejo.


"Incluso si fueses a desviarte del camino correcto, nunca te desvíes de lo que ha decidido tu corazón"
◈ Life's a struggle, only survivor can advance ◈
◈ Diseño Creado Por SMzt • 2014

Okumura R. Grace

Mensajes Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Okumura Rin

Mensaje por Regnar Rewop el Mar Mar 04, 2014 5:28 pm

PI: (Primera Impresión) 10 puntos
RD: (redacción y ortografía) 15 puntos
TH: (trama de la historia) 50 puntos
DDP: (Dominio de personaje) 10 puntos

Eso haría un total de 85 puntos.

90 puntos o mayor a 80 puntos: 2F + Familia (10 grandes familias) + Elemento (Cualquier elemento exceptuando luz y sombra)


Rango asignado: 2F [108 Stats]
Posición asignada: Pescador

Tienes permitido ahora el modificar tus stats, tienes exactamente los de un 2F para más información revisar este tema: http://towerofgod.forosactivos.es/t121-sistema-de-rangos

PD: Se te notifica que no podrás elegir familia dado que ya lo hiciste.

Regnar Rewop

Mensajes Mensajes : 8

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Okumura Rin

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.